"DANZA MACABRA", UN ENSAYO SOBRE EL TERROR,POR STEPHEN KING

by

En “Danza Macabra” (editorial Valdemar), Stephen King  hace un repaso al cine y la literatura de terror de 1950 a 1980, haciendo incursiones en la televisión y los seriales radiofónicos, todo ello salpicado con experiencias personales. Ya nos anticipa que es una tarea harto complicada, y que es una visión personal.

 La premisa de la que parte el autor de innumerables best-sellers de terror y fantasía es: “¿Por qué hay personas dispuestas a pagar a cambio de sentirse extremadamente incómodas?”.

 A lo largo de casi 6oo páginas, King plantea una serie de incógnitas sobre qué nos lleva a pasar terror, cuál es la fuerza que nos arrastra a pasar un mal rato, e intenta darle una respuesta a lo largo de los capítulos que forman este libro.

 Para el autor, todo comenzó la tarde del 4 de octubre de 1957, cuando se encontraba en el cine de Stratford (Connecticut), tenía 10 años, y se estaba visionando “La Tierra Contra los Platillos Volantes” (1956.Fred F. Sears), en donde se cuenta una invasión extraterrestre a la capital de EE.UU, y de cómo un científico con ayuda del ejército norteamericano trata de repeler la agresión. Los efectos especiales creados por Ray Harryhausen, con esos platillos volantes destructores, le dejaron obnubilado.

En un momento de la proyección, la pantalla se va a negro y se encienden las luces. El gerente del cine sale al escenario para contar una mala noticia: “Quiero deciros que los rusos han puesto en órbita, alrededor de la Tierra, un satélite. Lo llaman…Espudnik”.

Curiosa anécdota la que nos cuenta, y cómo fue su introducción al mundo del terror colectivo, del terror que vas más allá de los monstruos y pesadillas personales de un niño. Para King con esta proyección, comenzó su Danza Macabra, su baile con el terror.

 Durante su ensayo, divido en capítulos, va desentrañando los enigmas de la psique relacionada con el miedo, y lo asienta en tres arquetipos del inconsciente colectivo, que han quedado grabados en la mente de las personas a lo largo del tiempo: Drácula, Frankenstein y Doctor Jekyll y Mr. Hyde.

 Estos tres arquetipos, que luego han pasado a ser populares gracias al cine, revistas pulp y comics, representan la amenaza externa con una clara connotación sexual (Drácula), el miedo a los monstruos en lo que llama La Cosa Sin Nombre o cómo el hombre juega a ser Dios (Frankenstein), y en una  amenaza que parte de nuestro interior, consecuencia de la dualidad del hombre (Doctor Jekyll y Mr. Hyde); no exenta tampoco de connotaciones sexuales.

 El escritor de Maine hace un repaso por las películas y libros que considera son imprescindibles para conocer estas tres fuentes del miedo, centrando su mirada en ciertos obras literarias, largometrajes y autores que son los mejores representantes, como E.A. Poe, H.P. Lovecraft, y todo lo que significa el gótico americano, y que sentaron las bases del terror moderno en cualquiera de sus manifestaciones.

 Capítulo aparte merece, para sus seguidores, cuando hace un análisis de algunas de sus propias obras, y cuenta anécdotas sobre cómo se gestaron y todo lo que rodeó al proceso de creación de las mismas.

 Estamos ante un análisis ameno, que para nada cae en la exhaustiva mención de datos; ni es un sesudo estudio hecho por un catedrático, sino todo lo contrario.

 No es necesario conocer todos los libros, películas, programas de radio y revistas pulp que se mencionan en este ensayo, pero sin duda, si el aficionado los conoce, disfrutará más intensamente acompañando al señor King en su andadura.

NOTA: En esta misma línea de contenido es muy recomendable “Monster Show” de David J. Skal, publicado por Editorial Valdemar en su colección Intempestivas.

***************************************************************************

Danza Macabra.

Editorial Valdemar.

Colección Valdemar Intempestivas.

1ª Edición en España: junio del 2006.

© 1981, de Stephen King

© de esta edición: Valdemar (Enokia S.L.)

ISBN:84-7702-545-2

Depósito Legal: M21.424-2006

Traductor. Óscar Palmer Yáñez.

Portada: El Entierro de la Sardina, de Goya.

El copyright de las imágenes  pertenece a sus autores.

Deja un comentario