[CRÍTICA] JACKASS, AHORA EN 3D

by

Johnny Knoxville y sus secuaces atacan de nuevo. Ahora vienen más gamberros que nunca y además en 3D.
Para los que no conozcáis a este personaje, decir que es el fundador del mítico grupo Jackass muy conocido en Internet e ídolo de adolescentes alocados con ganas de partirse la crisma. Jackass son un grupo de amigos, que se reúnen y se dedican a putearse unos a otros haciendo a cada cual una putada más grande que otra. Estos personajes, comenzaron en la cadena musical MTV en 2002, metiéndose al público juvenil en el bolsillo a base de hacer gamberradas de todo tipo y además grabarlas con una cámara de vídeo.

Este tipo de fechorías abarcan un montón de campos, desde quedarse con la gente en plena calle tipo cámara oculta, hasta tirarse por una rampa de skate con una silla de ruedas, o pegarse golpes en los genitales, recibir golpes de animales variados, o simplemente pegarse con pegamento unos a otros, y así un sinfin de aventuras, a cada cual con más imaginación. Podemos decir, que el dolor es parte fundamental de su trabajo, por mucho que a ellos les guste calificarse como especialistas de cine, yo diría que tienen algún tipo de tara psicológica, que hace que disfruten sufriendo, sadomaso quizás….

En esta nueva entrega, nada cambia respecto a las anteriores. La película es un compendio de diferentes sketches, cada uno protagonizado por cada uno de los componentes de Jackass y así hasta llegar a los 94 minutos. Sin una línea argumental y ni siquiera guión, solo golpes, tortas y putadas.

Me gustaría destacar de esta nueva entrega, la aparición de los míticos Beavis y Butt-head invitándote a que te pongas las gafas y  aunque el tema 3D no está muy conseguido, o por lo menos para mi gusto, ya que son solo unas pocas secuencias en las que merece la pena calzar las gafitas de marras, pero por el contrario, hay que alabar muy mucho unas secuencias en slow-motion de golpes, saltos, y barbaridades variadas grabadas con una calidad sorprendente que hacen disfrutar a cualquiera viendo esos movimientos que al ojo en estado normal se le escapan. Ojo a la secuencia final del cierre de la película. Sin palabras

Deja un comentario