[CRÍTICA] “SAW 7 3D”

by

Un muñeco con cara de cabrón montado en un triciclo, una espiral roja, trampas y torturas muy bien pensadas, sangre, vísceras, miembros amputados y siempre un reloj corriendo contra el tiempo. Estás palabras son claros ejemplos de lo que representa la infinita saga Saw en la mente de sus admiradores. Digo admiradores, por que hay que tener las narices para tragarse la saga al completo. Sin duda, aquellos que lo habéis logrado ahora se os presenta un nuevo reto, verla en 3D.

Viendo el filón económico que la saga ha supuesto, el equipo de Saw, decidió realizar otra entrega, pero en este caso en 3D por aquello de innovar un poco en el mercado y rizar el rizo más si es posible, que es de lo que se trata en el fondo. Si nos censuran pues vamos hacerlo un poco más light pero en 3D para que todo aquel que quiera más realidad se recree bañándose en líquidos rojos y sustancias viscosas.

Saw 7 3D ha sido dirigida por Kevin Greutert y guionizada por Patrick Melton y Marcus Dunstan, aunque en los títulos de crédito nos encontramos a James Wan, el director de la primera entrega y que en esta nueva versión participa como productor ejecutivo.

Si hay algo que destacar de la séptima entrega es que hay unas trampas, torturas y muertes muy bien ideadas y cuidadas, así que ahí va un fuerte aplauso a los guionistas, que a mi particularmente, me gustaría saber con qué cosas sueñan por las noches. Todas las muertes que nos encontramos en las cinta vamos a disfrutarlas con grandes mecanismos que parecen sacados del mismo laboratorio de Q (el personaje que hace de inventor en la saga 007), pero que si en épocas de la Inquisición hubieran tenido un mínimo de acceso a nuestra tecnología las hubieran utilizado. Por lo demás no podemos destacar mucho más; Saw 7, nos trae lo mismo de siempre.

En el comienzo podemos ver una secuencia bastante peculiar para ir poniendo en situación al espectador, seguido de una trama donde se hace un pequeño remember de la anterior entrega donde el espíritu de Jigsaw flota en el aire.

En esta entrega el Ser elegido para ser puteado es Bobby Dagen, un supuesto superviviente de alguna de las trampas y torturas de nuestro querido y maléfico Jigsaw, pero que como castigo tendrá que demostrar su valor y gallardía como superviviente soportando una segunda venganza.

A esta entrega no le falta tampoco un gran giro argumental en su final como viene siendo habitual en anteriores entregas, donde el espectador, boquiabierto asiente, se quita las gafas y con el estómago más o menos revuelto, se va a su casa con la sensación de haber visto una más, ni mejor ni peor que las anteriores.

© de la fotografía : Twisted Pictures, A Bigger Boat y Serindipity Productions. Cortesía de DeAplaneta. Reservados todos los derechos.

Deja un comentario