[CRÍTICA] “MAÑANA, CUANDO LA GUERRA EMPIECE” POR TRIS-TRIS

by

Acción y relaciones personales son los elementos con los que cuenta este film para ganar la atención de los adolescentes. Adaptación cinematográfica de la novela juvenil homónima de Jonh Marsden de gran éxito en Australia.

Como ya se ha visto en otras sagas dirigidas a un público joven, los protagonistas tendrán que enfrentarse a situaciones extremas y olvidarse de las preocupaciones propias de su edad. Aunque temas como el amor, la amistad, el liderazgo  del grupo, la pertenencia al mismo están presentes a lo largo de todo el film.

La protagonista Elli y su mejor amiga Corrie reúnen un grupo de amigos muy diferentes entre sí para ir de acampada durante un fin de semana. Al volver a sus casas verán como sus vidas cambian y nada vuelve a se igual. Su país está en guerra, ellos están libres y tienen que hacer algo.

Los personajes están muy bien desarrollados reuniendo diferentes personalidades con los que los jóvenes se verán fácilmente identificados. Adolescentes que tienen que tomar decisiones, y tendrán que actuar como adultos.

Guión y dirección Stuart Beattie, guionista entre otras de la saga de “Piratas del Caribe“, “Collateral”. Debuta como director y consigue una película técnica y formalmente correcta, con grandes y espectaculares  efectos especiales. Película de acción ambientada en Australia.

Protagonizada por Ellie Linton, Rachel Hurd-WoodEl retrato de Dorian Gray”, “El perfume: Historia de un asesino”, Lincoln Lewis, Deniz akdeniz, Phoebe Tonkin, Chris Pang, Ashleigh Cummings, Andrew Ryan. Interpretaciones en algunos casos exageradas y poco creíbles pero que forman parte del personaje.

La guerra como telón de fondo, la relación que se crea entre los diferentes personajes es la trama de esta película cuya única función es entretener y hacer pasar el rato. No sorprende al espectador, los personajes están muy estereotipados y es muy previsible tanto su actuación, como la historia y trama del film.

© de la fotografía pertenece a DeaPlaneta. El texto cortesía de nuestra colaboradora TRIS-TRIS. Todos los derechos reservados

Deja un comentario