Crítica] Los Juegos del Hambre: Sinsajo-Parte 2

by

Como decíamos ayer, o mejor dicho, en la reseña de ‘Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte I’, allá por el mes de noviembre del año pasado, hasta que no viésemos el casposísimo anuncio de la lotería de Navidad del 2015 no sabríamos si Panem sería finalmente liberada del yugo opresor del malvado Presidente Snow, si Katniss Everdeen se acabaría enrollando con el rubio o con el moreno, y lo más importante, si el horterón de Lenny Kravitz tendría el valor de seguir ejerciendo de estilista mayor del reino.Y efectivamente, el spot lotero de marras llegó, nos volvió a parecer un horror lacrimógeno (aunque esta vez echamos de menos un Antonio conmovedor) y se anunció el estreno de ‘Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte II’, el colofón final de la franquicia distópica.

De nuevo dirigida por Francis Lawrence y protagonizada por idéntico elenco que en anteriores entregas (aunque por suerte Lenny esta vez se ha quedado en casa componiendo), este último episodio confirma todo lo que han ido apuntando sus predecesoras, para bien y para mal, aunque bien es cierto que una vez rematado el asunto, la nota media supera al aprobado sin apuros. Como también lo es que la trepidación y la adrenalina de las dos primeras han dejado paso a un par de películas más sobrias, si es que se pudiese asociar el calificativo a este tipo de producto, en las que tanto los conflictos morales de sus protagonistas como la idea de la manipulación política y mediática cobran un papel principal.

Sinsajo3

La historia empieza cuando Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) se recupera de la agresión sufrida por su querido Peeta Mellark (Josh Hutcherson) después de haber sido abducido por los malos y posteriormente rescatado de las garras de Snow, el dictador de Panem y megavillano de la historia. Una vez decidida a apoyar con su imagen y soflamas de líder de la revolución al ejército rebelde, liderado por Alma Coin (Julianne Moore), Katniss junto a sus más allegados compinches se embarcará en la misión definitiva, cargarse personalmente al propio Snow adentrándose para ello en territorio enemigo y superando todo tipo de obstáculos, trampas, bichos asesinos y demás parafernalia.

Y es que la película arranca con pulso firme, a ritmo de género bélico clásico, sin detenerse en escenas superfluas, y consiguiendo en quince minutos tensar el clima de la historia. Pero la cosa se va desinflando progresivamente y exceptuando dos secuencias de pura acción, poco más. Eso si, la escena en la que el comando liderado por Katniss se las ve con un grupo de criaturas mutantes grimosas en las alcantarillas de la ciudad es de lo mejor de la saga. Pero algo lógico debía tener esa ralentización de la que hablamos, y nos referimos al progresivo poderío que va adquiriendo el personaje de Jennifer Lawrence, convertida definitivamente en una antiheroína atormentada, golpeada por las miserias que ve a su alrededor, y erigiéndose en la protagonista única y total de la película. Un papel que resuelve de forma más que convincente a pesar del trago de tener que compartir triángulo amoroso con dos personajes insípidos a más no poder que echan abajo cualquier tensión sexual posible. Un fallo de casting clamoroso.

Ese conflicto del héroe circunstancial que no quiere vivir en un mundo de símbolos conecta bastante bien con el otro gran tema de la saga, el de los líderes corruptos y los sistemas políticos que amparan a villanos disfrazados de salvapatrias. Y la verdad, no sé si a la muchachada fan de la franquicia le importará algo la reflexión (nada sesuda, por cierto) que Suzanne Collins realiza acerca de un tema tan capital, pero supone de largo lo más interesante. Para ello, evita tracas finales, procesiones triunfales y pirotécnia variada para centrar la resolución de forma más orgánica. Eso sí, lo de los finales con perdices, codornices o tórtolas tampoco habría sido necesario.

Estaríamos pues ante una saga de consumo rápido y fácil digestión, con una protagonista absolutamente consagrada, acompañada por un reparto coral de garantías y una factura impecable, pero que imaginamos envejecerá mal, como todo este tipo de productos. Y como suponemos, para cuando veamos el anuncio lacrimógeno de la lotería del año que viene, ya tendremos en grandes superficies el correspondiente pack dispuesto para seguir estirando el chicle y hacer las delicias del buen fan coleccionista.

PUNTUACIÓN:

© de las fotografías:Color Force,Lionsgate,Studio Balbersberg.Cortesía de Eone Films España.Reservados todos los derechos.

Deja un comentario