Crítica: Los Odiosos Ocho

by

Cada vez que se estrena una película de Quentin Tarantino cabe preguntarse si este director es un reinventor de géneros o un rejuvenecedor de estos. Mi opinión, sin hacer sesudas deducciones, es que dependiendo de la edad del espectador las respuestas serán variadas.

Para la gran mayoría de los que nos cuesta un poco doblar la espalda para atarnos los zapatos, este señor es un prestidigitador o un re-animator de los códigos cinematográficos con los que juega y retuerce a su antojo hasta imprimir un sello propio, caracterizado por una violencia latente siempre a punto de estallar, diálogos interminables y personajes salidos de una novela pulp.

Ocho son los odiosos, y octava es esta película de su filmografía – hace tiempo anunció que cuando hiciera diez se retiraba – que conforma el segundo western protagonizado o casi, por un personaje negro tras ‘Django Desencadenado’ (2012), y con el que quiere fabricar un atípico tríptico de la Historia de Estados Unidos tras la Guerra Civil.

Los que guarden un buen recuerdo de las andanzas del esclavo liberado se llevarán de alguna manera un chasco si lo que piensan es que van a ver a un Tarantino desatado durante las dos horas y tres cuartos que dura ‘Los Odiosos Ocho’.

Estamos frente a una cinta que comienza mostrando los paisajes helados de Wyoming – no vamos a entrar en los 70mm Ultra Panavisión en los que ha sido rodada – hasta enclaustrarnos, casi todo su metraje – hay algunos flashbacks- en una casa de postas en donde se reúnen todos los protagonistas.

Tarantino bebe sin prejuicios de grandes cineastas que han narrado el salvaje Oeste, como en la escena en la que Samuel L. Jackson espera en el camino a la diligencia que se aproxima, que de alguna manera nos lleva hasta una de los títulos imprescindibles de John Ford rodado en 1939.

Pero antes de nada hay que presentar a los odiosos.

Samuel L. Jackson es un veterano cazarrecompensas que ha formado en las filas de las tropas del Norte. Kurt Russell es otro avezado cazador de fueras de la ley que custodia a una mujer (Jennnifer Jason Leigh) hasta la horca. Walton Goggins, un paleto sureño, futuro sheriff de una población cercano. Michael Madsen ejerce de un misterioso y silencioso cowboy. Tim Roth es un británico de modales exquisitos, que bien podría haber interpretado Christoph Waltz y que nos lleva a recordar al King Schultz de ‘Django Desencandenado’. El veterano Bruce Dern es un antiguo general sudista, siempre sentado en su butaca y Demian Bichir es Bob, un mexicano con dotes para tocar el piano en los momentos tensos de la narración.

Con todos ellos, Tarantino crea un western casi teatral, por su escenario único, al que en un momento dado inserta un elemento de misterio para que el espectador juegue al famoso juego de mesa del Cluedo, mientras vamos oyendo los sempiternos diálogos a los que nos tiene acostumbrados, y que en esta ocasión pecan en algunos momentos de excesivamente largos e intranscendentes; al igual que vuelve a usar en la estructura narrativa la reconstrucción de unos hechos desde otro punto de vista, técnica que ya utilizó en ‘Pulp Fiction’ (1994).

Aun con sus altibajos marcados especialmente por su excesiva duración para lo que finalmente nos cuenta, hay que reconocer que Tarantino vuelve a demostrar que es uno de ‘los primeros de la clase’ a la hora de presentar una historia: por la forma tan personal de hacerlo, por su manejo de la cámara, por la construcción de personajes a los que dota de alguna característica singular y atractiva y por su inteligencia a la hora de impregnar al conjunto de un charme –si se me permite la pedantería – que sólo los grandes consiguen.

Para los encendidos fans del monólogo que se marca Jackson en ‘Pulp Fiction’ recitando a Ezequiel 25:17, avisarles que tiene un momento glorioso con Bruce Dern, del mismo estilo, que pasará a formar parte del universo tarantiniano.

Les dejo una pequeña duda: ¿En verdad son ocho los odiosos? Vayan a verla y descúbranlo.

PUNTUACIÓN:

© de las fotografías:Double Feature Films,FilmColony,The Weistein Company.Cortesía de Entertainment One Films Spain.Reservados todos los derechos.

Deja un comentario